jueves, 20 de septiembre de 2012

SOLOMILLO WELLINGTON CON SALSA DE MOSTAZA Y GUARNICIÓN AL MOSCATEL, QUINTA RECETA DE DESAFÍO EN LA COCINA

Muchas veces decimos: "Como pasa el tiempo de rápido"... pasa muy, muy deprisa y desde que pertenezco al grupo Desafío en la cocina más.... Hoy día 20 publicamos la quinta receta. Mañana empezamos a desear que llegue el próximo día 1 para saber cual será el siguiente desafío... luego volvemos a esperar que llegue otra vez el día 20 para publicar.... y así sucesivamente....

El desafío del mes de septiembre viene de la mano de La cocina de Camilni (Carmen, Mila y Nina). Ellas nos propusieron una receta que llevaba tiempo deseando realizar y siempre la he ido aplazando por diferentes causas, el SOLOMILLO WELLINGTON con la salsa que más quisiéramos...ya no tenía excusa.

Empecemos con un poco de historía sobre el nombre de la receta...El origén de este plato es algo incierto, por lo que he podido indagar en Internet hay dos versiones probables. La primera es que este solomillo debe su nombre al Duque de Wellington (Sir Arthur Wellesley). Su hazaña más conocida es la derrota de Napoleón en la batalla de Waterloo (1815) y esta receta se elaboró en su honor.
Otra versión dice que en Francia tienen un plato muy parecido que se llama "Filet de boeuf en croûte", según cuentan Wellesley le encantaba este plato francés que lleva carne de buey en su interior... como quería "fastidiar" a los franceses todavía un poco más,(les derrotó en Waterloo), versionó la receta cambiando la carne de buey por ternera o cerdo, añadió paté y setas y envolvió todo en una costra... toda una delicia...

Da igual cual fuera el origen de este plato super festivo, ideal para la mesa de Navidad (que la tenemos casi encima) o en cualquier reunión... Me ha encantado porque puedes variarlo, admite infinitas combinaciones, la salsa puedes cambiarla y el interior también.... el resultado es exquisito y sorprende con su presencia...Se puede preparar perfectamente de víspera y hornearlo en el último momento, por eso me parece ideal para grandes celebraciones.





INGREDIENTES
Salsa de mostaza
200 ml de nata líquida para cocinar (18% matería grasa)
50 gr de vino blanco
Una cucharada rasa de mostaza antigua
Sal, pimienta
Opcional: Miel de flores (al gusto)

Guarnición de frutos secos
1 cebolla grande
8 nueces
Un puñado de piñones
1/2 puñado de pasas sultanas (sin pepitas)
50 gr de vino blanco dulce moscatel
70 gr de mantequilla
Sal

Solomillo en hojaldre
1 solomillo de cerdo (pesaba unos 700 gr)
1 masa de hojaldre
Paté de manzana (200 gr)
Queso en lonchas (6 lonchas)
Jamón serrano en lonchas (6 lonchas)
Una bandeja de champiñones laminados
Sal,pimienta
Yema de huevo (pintar el hojaldre)


Salsa de mostaza
Colocar en un cazo la nata, la sal, la pimienta, el vino blanco y la cucharada de mostaza a la antigua. Cocer muy lentamente removiendo de vez en cuando. La salsa irá espesando poco a poco.

Sabremos que estará en su punto cuando al pasar una cucharilla por la superficie de la salsa, quede marcado un surco en ella, tendrá la consistencia adecuada...




Era la primera vez que compraba la mostaza a la antigua y me pareció muy fuerte el resultado, para dulcificar y suavizar el sabor decidí añadir miel de flores al gusto, hasta que me gustó el sabor y me pareció menos fuerte. Esta improvisación hizo que quedará una salsa riquísima.... Más o menos utilicé como dos-tres cucharadas soperas de miel.






Guarnición de frutos secos
Pochar la cebolla cortada en juliana con la mantequilla y una puntita de sal. Dejar que se haga a fuego suave.

Cuando la cebolla empiece a sudar y a transparentarse añadir los frutos secos y las pasas. Dejar que la guarnición se vaya haciendo poco a poco.

Añadir el vino moscatel blanco (o el vino elegido).





Dejaremos que todo se haga, se evapore el vino y se impregnen los sabores...más o menos tardé unos tres cuartos de hora a fuego bajo.






Solomillo en hojaldre
Limpiar el solomillo y salpimentarlo.
Calentar dos cucharadas de aceite en una sartén y sellar el solomillo unos minutos por cada lado, así evitaremos que suelte líquido en el horno. Lo marcamos pero sin cocinarlo en exceso para evitar que se nos reseque luego en el horno. Reservar y enfriar.





Lavar muy bien los champiñones para quitarles toda la tierra y trocearlos en daditos pequeños. Saltearlos con un poquito de sal, pimienta y dos cucharadas de aceite de oliva hasta que suelten todo el agua. Colocarlos sobre papel de cocina y reservar.






Mientras se va enfriando la carne y los champiñones estiramos la plancha de hojaldre sobre el papel de horno que la envuelve. Si nuestra plancha es redonda cortaremos los bordes hasta hacerla rectangular y guardaremos los recortes para el adorno.

Colocar una capa de paté de manzana en el centro de la masa de hojaldre.

Poner los champiñones encima de la capa de paté, hundirlos ligeramente para que se queden pegados a él y no se muevan.

Colocar las lonchas de queso.

Llega el turno de las lonchas de jamón serrano.





Por último poner la estrella de nuestro plato, el solomillo bien centrado.

Envolver el solomillo con el jamón, luego el queso y por último ayudándonos del papel de horno envolvemos todo...hay que apretar un poco para que todo quede bien compacto. Cerraremos primero el hojaldre por la parte más pequeña, ayudándonos de nuestras yemas de los dedos mojadas en agua.

Cerramos los laterales del hojaldre. Darle la vuelta para que la unión nos quede debajo.

Pinchamos un poco el hojaldre para que no se hinche mucho y salga líquido durante la cocción y no se quede húmedo el hojaldre.




Decorar con los trocitos de hojaldre que teníamos reservado, volver a pinchar con un palillo para que respire.

Pintar nuestro hojaldre con yema de huevo batida.




Precalentar el horno a 200ºC, cocer el solomillo hasta que esté dorado nuestro hojaldre, unos 20-25 minutos....



Dejar que enfríe un poco para poder trocearlo... bonito corte ¿verdad?

Yo lo acompañé con su salsa de mostaza, la guarnición de frutos secos al moscatel y puré de patatas comprado y para que me quedara con un toque de color añadí unas gotas de salsa de tomate....Espero que os guste








CONSEJO IMPORTANTE: Hay dos puntos importantes a tener en cuenta para que el Solomillo Wellington nos quedé perfecto:
1. Tanto el solomillo como el relleno no debe soltar excesivo líquido en la cocción en el horno porque nos mojaría el hojaldre y nos quedaría crudo.
2. Todos los ingredientes del relleno del hojaldre no tienen que estar calientes porque también ablandan el hojaldre.


FUENTE DE INSPIRACIÓN: Mercado Calabajío , por supuesto con mis variaciones...




Si os ha gustado mi receta no podéis perderos los solomillos que han hecho mis compañeras de Desafío en la cocina, seguro que os darán muchas ideas para la Navidad que pronto está aquí o simplemente para cualquier reunión o cena que os apetezca impresionar....

Ya somos 29 blogs los que formamos parte de este grupo, si quieres ser el número 30 escribe a mi correo y me pondré en contacto contigo. El próximo desafío es dulce y no puedo decir nada más... No te lo puedes perder....